sábado, 14 de mayo de 2016

Tapado con vuelo



Este capítulo de Tejiendo en la Patagonia apunta a las principiantes. Para que se animen a encarar un tejido de este tipo.
La prenda se teje, al principio, de la cintura hacia arriba. Terminado el “chaleco” equivalente al canesú, se da vuelta y se sigue tejiendo de la cintura para abajo.

Materiales:

Variedad de lanas, cintas e hilos: 1,2 kg
Aguja de crochet número 8






Canesú

Hacer una cadena de 96 cm y tejer en punto vareta alternando los colores cada dos, tres o cuatro vueltas.  
Al llegar a los 12 cm, dividir el tejido dejando 48 cm para la espalda y 24 para cada delantero. Tejer cada parte por separado dejando cinco puntos de sisa entre espalda y cada delantero. La espalda se teje recto hasta llegar a los 34 cm totales. Al tener, en los delanteros, 20 cm de altura, descontar los puntos correspondientes al cuello (3,2 y 1). Continuar recto hasta llegar a los 34 cm.

Falda

Dar vuelta el tejido. Levantar los puntos de la cintura. Para lograr el vuelo se deben incluir varios aumentos. En la segunda vuelta incluir tres aumentos en cada lateral (la zona de los costados del cuerpo) y cinco en la zona central de la espalda. 
En la tercera vuelta aumentar un punto cada 10. 
A partir de la cuarta vuelta incorporar tres aumentos a lo largo de toda la vuelta, en lugares variados. Continuar con esta técnica, realizando tres aumentos por vuelta en diferentes lugares, hasta tener 55 cm de largo de falda.







Mangas

Hacer una tira de 22 cadenas. Tejer un aumento cada ocho vueltas. Alternar los diferentes colores y materiales hasta tener 42 cm. A partir de allí continuar descontando dos varetas al iniciar cada vuelta. Al tener 56 cm totales, cerrar.

Terminación

Levantar los puntos del cuello y tejer recto por 15 cm en punto vareta y alternando los coloresY. Para la vista, tejer dos vueltas de medio punto o media vareta.

























Y aquí el capítulo completo:





miércoles, 4 de mayo de 2016

¡¡Llegaron los reyes en mayo!!

“Hola Bárbara. Soy Carolina. 
Me gustaría que conocieras nuestros hilados... Te enviamos unas muestras”.




¡Ah, no no no! ¿Cómo les explico mi reacción al recibir semejante atención?


Me llegaron seis cajas que parecen envases de bombones. 




¿Y qué contienen?


 Angora de la más exquisita.






Llama 100%, increíblemente suave. 

Sedas. Algodones premium. ¡Un lujo!



  



















Me siento muy halagada por recibir esto. ¿Quién me para ahora? ¡Las agujas ya están chinchineando!

Pueden encontrar más información sobre Brisa Andina en su página web donde también pueden adquirir sus productos.

Muchas gracias, Brisa Andina!!